9 consejos para ahorrar combustible y cuidar el medioambiente

| 1 Comentario

Ahorro-combustible-menos-conta

Mientras el precio del petróleo sigue subiendo y las grandes ciudades padecen serios problemas de congestión vehicular, los más afectados son el planeta y nuestros bolsillos. Por eso nunca está demás recordar o aprender algunos hábitos de vital importancia para conducir de manera más ecológica y económica. Aquí van 9 consejos para consumir menos combustible y, en consecuencia, contaminar menos:

1. Desocupa tu porta maletas. Así como un atleta necesita más energía para correr una maratón que para los 100 metros planos, un auto necesitará más energía si va cargado. Y esa energía la entrega, en gran parte, la bencina. Si andas con el maletero lleno de cosas, déjalas en casa no importando qué tipo de vehículo tengas.

2. Revisa los neumáticos periódicamente. Detenerse en un servicentro y revisar la presión de los neumáticos es algo que no toma más de 5 minutos. Revisa bien las recomendaciones del fabricante (en el manual del auto) para saber cuánta presión le debes poner a las ruedas y manténlas siempre infladas. Yo las reviso 1 vez a la semana ya que al motor le cuesta más mover un auto con los neumáticos desinflados, por ende gasta más combustible.

3. Cambia tu forma de conducir. Andar a mucha velocidad, así como frenar y/o acelerar de forma brusca, puede disminuir en un 33% el rendimiento de un vehículo. Cada vez que partes, te detienes o aceleras, el auto debe superar lo que en mecánica se conoce como inercia. Para eso necesita más energía. Y ya sabes que hablar de energía es hablar de combustible.

4. Si es posible, usa biodiésel o etanol. El biodiésel y el etanol te permiten conducir un auto impulsado por energías renovables y aceites alternativos como de maní, vegetales, maíz o pulpa de madera. Todos esos ingredientes hacen que el combustible sea menos contaminante. Pese a que muchos vehículos no funcionan bien con estos tipos de combustibles, vale la pena estar informado al respecto.

5. Cambia el auto. Suena brusco pero es así: si de verdad eres «ecológico» y quieres ayudar al planeta, piensa que tu próximo auto podría ser a gas o tal vez un híbrido. Si no tienes plata para cambiar tu auto, lee el próximo consejo 🙂

6. Comparte tu auto. Es una iniciativa que vengo promoviendo hace años. Mientras menos autos haya en las calles, menos se contamina. Esto NO significa que tengas que llevar a cualquiera que se te cruce por delante (yo lo hago, pero ese es mi rollo), sino que puedes coordinarte con más personas que hagan el mismo recorrido que tú, y compartir auto. Por ejemplo, en Santiago hay cientos de personas que viajan solas en sus autos todos los días desde Las Condes hasta Quilicura. Estoy seguro que muchos de ellos entran y salen del trabajo a una hora muy similar. ¿Por qué no ponerse de acuerdo y compartir el auto? Yo lo he hecho con éxito, y a veces el aumento en gasto de combustible (por estar el auto más cargado) lo solvento aceptando unos pesos por parte de cada pasajero. Además, esta iniciativa es muy práctica y sencilla si se fomenta dentro de la misma empresa. Todo lo que se necesita es voluntad.

7. Trabaja 4 días a la semana
. Sé que en Chile, y especialmente en Santiago, donde las mentes brillantes de nuestras autoridades están pendientes de cosas menos importantes, es MUY difícil lograr esto. Pero piensen lo siguiente: si trabajas 10 horas al día en vez de 8, trabajarás exactamente lo mismo que si lo hicieras 5 días a la semana, con la diferencia que tendrías 3 días libres. Dado que una gran parte de la población ocupa el auto casi exclusivamente para ir de la casa al trabajo y viceversa, esto significaría un ahorro inmenso de combustible y ayudaría a descontaminar. Si yo fuera presidente…

8. Teletrabaja. Este punto se explica por sí sólo, pero les doy un dato: conozco personalmente a decenas de personas que perfectamente podrían trabajar, si no todos, al menos 3 días desde sus casas. Es una cuestión de voluntad, responsabilidad y audacia empresarial. El teletrabajo mejora la calidad de vida, aumenta la productividad, hace buen uso de la tecnología, promueve los buenos hábitos, implica un ahorro de insumos en las oficinas… ¡y descontamina!

9. Planificación de semáforos. Este concepto lo inventé yo. Consiste en estar muy atentos a lo que ocurre no sólo en el siguiente semáforo, sino en 2 ó 3 semáforos más adelante. Si haces el mismo recorrido con frecuencia, podrás aprender a planificar tus frenadas y aceleraciones con mucha anticipación. Yo siempre estoy pendiente de lo que ocurre 1, 2 y hasta 3 semáforos más adelante. Si veo que la luz de peatones comienza a parpadear, puedo tomar una decisión acertada con respecto a si acelerar levemente (y así no detenderme y volver a poner el auto en marcha) para pasar antes de la luz amarilla, o bien sacar el pie del acelerador y frenar suavemente a sabiendas de que se viene una luz roja. Y si veo que el semáforo subsiguiente está en verde pero lejos, lo más probable es que no llegue antes de la luz roja, entonces puedo planificar. Si lo veo con luz roja, puedo disminuir un poco la velocidad para no tener que cambiar marchas al llegar, cuando ya esté en verde.

Espero que les haya servido esta guía.

Un Comentario

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: